---
A+ A A-

Tratamiento Litiasis y Colelitiasis

(Nos referiremos básicamente a la Litiasis Renal)

La complejidad de los factores que influyen en la formación del cálculo, hace imposible establecer un esquema terapéutico único.

En el caso del cálculo ya formado, lo más urgente es tratar los síntomas del cólico nefrítico agudo, que suponemos de todos conocido y que podríamos resumir así:

  • El DOLOR, formado por el espasmo uretral y la inflamación de la mucosa, se trata con asociaciones de analgésicos y espasmolíticos. En casos excepcionales hay que recurrir a los opiáceos. Como coadyuvante es muy útil el baño de agua caliente prolongado y el calor local.
  • Las NAUSEAS y VÓMITOS que suelen acompañar al cuadro, se suelen tratar con antieméticos (metoclopramida).
  • La ANSIEDAD y AGITACIÓN, con diacepínicos (diazepam) que además tiene un efecto miorrelajante.
  • El ILEO REFLEJO que a veces acompaña, puede verse favorecido por los espasmolíticos, por lo que no se recomienda prolongar su administración más allá de lo necesario.
  • En caso de HEMATURIA profusa, se puede emplear hemostáticos y frío local.
  • En presencia de ANURIA debe comenzarse por restablecer el equilibrio hidro-electrolítico.


Una vez visto, aunque sea de una forma tan abreviada, el tratamiento del cólico nefrítico, podemos estudiar el tratamiento básico de la litiasis renal, que se divide de la siguiente forma, siguiendo un esquema cronológico y de urgencia:

a) MÉDICO-EXPULSIVO.
b) QUIRÚRGICO-INSTRUMENTAL.
c) PREVENTIVO y METABÓLICO.


a) MÉDICO-EXPULSIVO

I.- LITIASIS URICA: Debe considerarse como un tratamiento metabólico. Se presentan con pH urinarios entre 4,8 y 5,4, por lo que la alcalinización de la orina es básica. Se consigue con bicarbonato sódico o potásico, y nitrato sódico o potásico, a dosis de 3 gr/día.

Otros alcalinizantes son el granulado de pipera y las sales de litio.

La mediación debe prescribirse indefinidamente, pues si se interrumpe, el pH urinario vuelve a bajar al poco tiempo.

La alcalinización de la orina debe acompañarse de un régimen vegetariano o muy pobre en proteínas, y la ingestión de bebidas alcalinas, minerales o gaseosas.

En casos de pacientes hipertensos, se utilizarán las sales potásicas en lugar de las sódicas.

 

II.- LITIASIS OXÁLICA: Es la más frecuente.

Como esquema general se puede considerar:

  1. Disminuir la ingestión de alimentos ricos en oxalatos.
  2. Bloquear la síntesis del ácido oxálico (Succinamida) en dosis de 3 gr. Cada 8 horas.
  3. Aumentar la solubilidad de los oxalatos mediante iones magnesio. El cloruro (Cl2Mg) es acidificante y el óxido (MgO) es alcalinizante.
  4. Administrar vitamina B6, pues suele estar presente una carencia en la alimentación de estos pacientes.
  5. Restringir hidratos de carbono y grasas, como posible fuente endógena de óxido oxálico.
  6. Controlar la calciuria con diuréticos o fosfato de celulosa.



III.- LITIASIS FOSFÁTICA: Es la forma más complicada de tratar, porque:

  • La velocidad de formación del cálculo es muy alta.
  • Es imposible esterilizar completamente la orina.
  • La conformación del cálculo tiene un 60% de componente orgánico, por lo que no se puede hidrolizar.
  • Hay una intensa relación infecto-inflamatoria.
  • La calciuria aumenta como consecuencia de la infección.

En este tipo de litiasis, la cirugía puede ser inevitable.

El tratamiento médico se aplica después de eliminar el cálculo, y consiste en:

  1. Dieta pobre en calcio.
  2. Bajo aporte calórico.
  3. Acidificación de la orina (cloruro amónico 8-10 gr/día). El ácido cítrico (acerola y cítricos) no es aconsejable, puesto que, aunque actúa como acidificante, es un precursor de los oxalatos urinarios.

 

IV.- LITIASIS CISTÍNICA: Es de origen genético.

El tratamiento se basa en:

  1. Incremento de la diuresis.
  2. Alcalinización de la orina.
  3. Reducción de alimentos ricos en metionina y cisteína.

 

En todos los casos de litiasis resulta útil y recomendable la utilización de Agua
Dialítica, de la que hablaremos más adelante, ya que aumenta considerablemente el
efecto solubilizante de la orina.

La orina tiene más efecto diluyente si está diluida, pero si está concentrada favorece el
aumento de la cristalización y de la litiasis.
 
El Agua Dialítica ejerce una acción directa sobre los cristales de los cálculos, facilitando
su expulsión. 



b) QUIRÚRGICO-INSTRUMENTAL

No nos detendremos en él, puesto que no es el objeto principal de nuestra exposición. Sólo expondremos los sistemas más empleados, a título enunciativo:

  1. Cirugía.
  2. Litolisis directa/Endoscopia (con sondas de Zeiis o Dormia).
  3. Litotricia.
  4. Laparoscopia.

La Litotricia ha alcanzado una gran popularidad tras su aparición, pero permítasenos observar que normalmente se produce un cólico agudo tras la fragmentación del cálculo, con sus conocidas consecuencias, y que sólo un tercio de las litiasis son subsidiarias de este método, por diversas causas (ubicación del cálculo, otras afecciones existentes, etc.).

La cirugía Laparoscópica permite extraer la vesícula biliar practicando cuatro pequeños orificios en el abdomen. Por uno se introduce un tubo dotado de una cámara, y por los demás, instrumentos que permiten hinchar la cavidad abdominal, disecar la vesícula y, una vez libre, extraerla en el interior de una bolsa a través de uno de los orificios. El paciente puede volver a casa en un par de días.

Según el Servicio de Cirugía del Hospital Clínico de Barcelona, ha demostrado que el tratamiento más idóneo consiste en extraer primero los cálculos biliares mediante endoscópia (introducir un tubo flexible por la boca) y a los pocos días extraer la vesícula por Laparoscopia.

 

c) PREVENTIVO-METABÓLICO

NORMAS COMUNES PARA TODAS LAS NEFROLITIASIS


1.- Medidas higiénicas generales:

  • Evitar la vida sedentaria y el estrés.
  • Los climas excesivamente calurosos o muy fríos, que dificultan la irrigación renal o producen pérdidas excesivas de agua.
  • La balneoterapia y la termoterapia, son recomendables. 

 

2.- Incrementar la diuresis:

Según las leyes de solubilidad simple, cuanto mayor sea la cantidad de orina producida, menor será la precipitación de sales poco solubles.

Es necesario aumentar la ingestión de AGUA diaria, especialmente nocturna, pues por la noche existe un aumento fisiológico de la densidad urinaria.

Se pueden beber aguas minerales, de las que España tiene una enorme riqueza en manantiales, y que según su composición están más indicadas para un tipo u otro de litiasis.

Las bicarbonatadas-cálcicas: Alhama de Aragón (Zaragoza), Alhama y Lanjarón (Granada), Canena (Jaén), Solán de Cabras (Cuenca), etc., están más recomendadas para las litiasis úricas.

Las bicarbonatadas-sódicas: Santa Coloma de Farners (Girona), Baños de Molgás (Ourense), etc. En las litiasis cálcicas.

La gran cantidad de aguas minero-medicinales que existen en nuestro país, nos impide relacionarlas de forma exhaustiva, pero todas son buenas para un tipo y otro de cálculos, excepto las muy ricas en sales cálcicas.

 

3.- Dieta equilibrada:

En general, lo más recomendable es un régimen normo-calórico, pobre en grasas y sin exceso de azúcares ni proteínas. Se debe evitar el sobrepeso. Se evitarán también las bebidas alcohólicas.

 

4.- Erradicar la infección:

El papel de la infección en la etiología y como complicación de la litiasis renal, es incuestionable.

La frecuencia de la urosépsis varía en función del pH urinario.

Se debe realizar urocultivo, para identificar el germen, y antibiograma, cuando ello sea posible.

Se tenderá a utilizar antibióticos lo más específicos posible, para evitar la destrucción de la flora bacteriana.

 

5.- Eliminar, quirúrgicamente, las causas obstructivas:

No precisa de mayor comentario.

 

6.- Vigilar y corregir el pH urinario:

Desde el punto de vista profiláctico, el pH debe mantenerse entre 6 y 6,5.

En los cálculos de fosfatos, debe estar por debajo de 6,2, y en los de cistina y ácido úrico por encima de 6,5.

 

7.- Otros aspectos medicamentosos:

  • Las vitaminas B6 y C. (La vitamina A aparece controvertida).
  • Ciertas sustancias óleo-etéricas, ricas en terpenos, como los derivados de la Rubia, tienen efectos diuréticos.
  • Multitud de Plantas Medicinales producen efectos diuréticos conocidos, y otras tienen efecto espasmolítico.
  • Utilización de Agua Dialítica.

 

COLELITIASIS O LITIASIS BILIAR

La mayoría de los cálculos no causan síntomas (80%).

El síntoma más común es dolor en el cuadrante superior derecho del abdomen, que empeora después de las comidas.

Otros síntomas son gases, indigestión (pesadez de estómago), nauseas y vómitos.

En casos severos, puede existir fiebre.

Las complicaciones que generalmente pueden existir son:

  • Inflamación aguda o crónica de la vesícula (colecistitis)
  • Infección de la vesícula
  • Obstrucción del conducto biliar
  • En casos extremos se puede producir una pancreatitis.

Los pacientes saludables no requieren tratamiento, pero es muy importante la prevención.

Powered by masqueseo.es